"SALVADOR DALÍ". Oleo y acrílico sobre lienzo,  200x140.  2014




DECLARACIÓN ARTISTICA. 

Con cinco lápices de colores pintaba en la Royal Mile a las gentes de Edimburgo en un cuaderno de notas. Sentada en un banco de la plaza del Dos de Mayo del barrio de Malasaña de Madrid interpreto sobre papel de estraza los gestos de los transeúntes y  los  infinitos colores que tienen las nubes blancas.
Me apasiona captar el interior de la gente. Me parece fascinante que todos tengamos dos ojos, una nariz y una boca y que seamos al mismo tiempo únicos. Me gusta llegar a interpretar el gesto de cada humano que elijo. Para mí es un juego que me reta a participar en cada cual que grita a mi mano. Y cuando lo hago es como si me fuera de viaje muy muy lejos y regresara para darle vida y agradecimiento a esa persona y a mí misma, pues todos estamos conectados. Esa es la verdadera  magia. Desde que era niña supe que lo que veía a mi alrededor estaba compuesto por algo mucho más grande que lo básico que solemos ver con nuestros ojos. Sentía fragilidad y hoy lo sigo percibiéndo. Sólo cuando pinto puedo llegar a tocarlo y me siento definitivamente en Paz.

Las miradas hablan... Las manos hablan... Los coches también tienen rostro...

 La técnica del acrílico me conquistó por completo en mis inicios con la pintura y me encanta finalizar mi obra con algunas pinceladas al óleo.

Canciones como “Tirititando de frío” de Camarón, “Noches de boda” de Joaquín Sabina (con Chavela), “La Carretera” de Hombres G o los New York Ska-Jazz Ensemble. En el séptimo arte, “Dr. Zhivago”, el Cine español, “Los Goonies”... además de la poesía de Neruda o Alberti y monstruos de la pintura contemporánea como Klee, Kandinsky, Matisse o Egon Schiele así como el movimiento Die Brucke me inspiran en mi buhardilla- loft-taller de la capital para romper a pintar.
De mis primeros juegos con el Arte en la escuela de Artes y Oficios de la Calle La Palma de Madrid y enriquecida desde mis viajes aventureros a Berlín, Londres o la playa de Torimbia de Asturias, presento una exposición de cuadros  donde ésta vez retrato a grandes célebres de la pintura, cine, ciencia y música que  han llegado a hacer temblar de emoción mi corazón y han ayudado a activar mi creatividad en momentos muy puntuales de mi vida.
Con tacones o descalza, con pareos o con perlas, me entrego al Arte como lo hace una madre con su bebé, cada gota formando al mar o el alba que vive cada amanecer nuestro planeta.

MARUKA FUSTER

                                             


                                                                                   Exposición individual. RAMSES. Plza. Independencia, 4. Puerta de Alcalá.  7 Mayo 2014